jueves, 29 de enero de 2015

Cuando tocas Fondo

Cuando tocas fondo 


Quien no ha tocado fondo a los 40 al menos alguna vez, me alegro,lo felicito, un abrazo con cariño.
He visto a personas cercanas tocar fondo de muchas formas, económicas, familiares, a nivel amistad y de salud.

Yo llevo tres, la primera cuando perdí a mi Abuela y a los dos años a mi Madre, valoras a tu sangre, a tu familia cercana y no es que no lo hiciera antes, toma otro enfoque, los abrazos cotidianos, se vuelven abrazos mas sentidos, los consejos los valoras más y tienen más significado, las fechas importantes como cumpleaños y Navidades se vuelven mas unidas porque ya hay una silla vacía, hay mas anécdotas, hay mas complicidad entre los que se reúnen a compartir el pan ese día. Encuentras gestos y palabras de ellos en tus hijos. Los preparativos ya son en honor a como se hacían cuando estaban y ese pedacito de corazón se pone con un pellizquito que jamás se va a volver a soltar. Aparecen muchos suspiros con sensación de vacío y mucho dolor.

La segunda, la pérdida de un amig@, cuando es muy cercano y se va a vivir lejos o de plano las vidas siguen otro curso, o hubo un malentendido, duele y mucho, se va un confidente, una familia elegida, es otro tipo de luto, te vuelves un poco desconfiado al grado de querer volverte antisocial y es ahí cuando quien menos te imaginas, a lo mejor alguien que hasta te caía mal, te tiende una mano y descubres que tiene gran valor, personas con las que jamas habías cruzado palabra y te regalan justo,la que necesitas en ese momento, son regalos al alma, consuelos no pedidos pero bien recibidos y sobre todo agradecidos. Se quedan las que siempre están en las buenas y en las peores y llegan las que sin querer te demuestran que puedes seguir adelante no importa los años, ni el cariño invertido, bienvenidas a todas y cada una a mi casa, a mi familia y a mi corazón.

La tercera, cuando tocas fondo en cuestión salud, nadie tiene comprada la salud, no me refiero a una gripa, cuando de verdad te pasa algo grave, cuando descubres que no puedes controlar lo que tu cuerpo genera, cuando te cansas de que te ocurra lo mismo año tras año,cuando sientes que te vas, que a lo mejor ya no sales de esta...que angustia, que miedo entra, por ti, por tu familia, la incertidumbre de los hijos, de las vidas que apenas comienzan, de saber que te necesitan pero que ya son independientes en lo básico, la impotencia de querer levantarse y no poder ni caminar, de querer hablar y que las medicinas te impidan pensar claramente...
Mi Abuela decía que en la cama y en carcel se conocen los amigos, yo tengo una hermana maravillosa que no me abandona y dos tías hermosas que me adoptaron como hija y quienes son las Madres heredadas de la mía, junto con mis primas que no desaparecieron cuando mi Madre murió, las amo y agradezco el que estén conmigo siempre, mi sobrina y dos amigas, mis comadres del alma así como otras mas a las que quiero mucho no me abandonaron ni en esta ocasión,ni en las otras, te encuentras acompañada y al mismo tiempo estas sola, nadie puede hacer por ti lo que tu misma no te propongas, pero lo verdaderamente triste cuando te encuentras así es que hay momentos en que la soledad (porque nadie puede estar pegado a ti, todos tienen una vida) y la desesperación te saludan de mano; si, hay mucho dolor y obscuridad, no encuentras el camino, te haces amiga de la depresión, eso es tan fácil, te quieres morir para ya no sentir dolor, pero son esas personas que presentes o no, con una llamada, un mensaje, te ayudan a salir adelante, llega un día en que o te levantas como sea o ya no lo vuelves a hacer, toma tiempo, toma decisión, hay veces que lo logras y otras que no, ahí en lo mas obscuro, en lo mas negro, tocas fondo y si puedes, sales poco a poco adelante, es un proceso muy lento y doloroso, aquí es donde mi Fe en Dios se convierte en gancho y todas estas maravillosas y amadas personas lo jalan desde dentro,¿Mi motivación? Claro esta, mis hijos, mi esposo, mi familia, mis amigas.

Dios no me abandono, no parpadeo, me puso en un momento espantoso y profundo para poder darme cuenta de lo que yo no estaba viendo, para valorar lo que tenía dado por sentado.

Tocar fondo a los 40 no es fácil, te cambia la visión y las prioridades totalmente, te enfrentas  a la vida desde otro enfoque y si sacas lo positivo de tu mal momento te lleva a una reconciliación con el mundo, con uno mismo, no te deja opción, o sales o te hundes ¿tu que eliges?


Publicar un comentario