miércoles, 28 de enero de 2015

De Niña a Adolescente

Una hija adolescente te regala tardes de odontologo y después bebidas frías para atenuar el dolor, te presta la oportunidad de ser Mama de sus amigas para ayudarlas a arreglarse en tu casa porque todo se tiene que hacer en complicidad y compañía, te vuelve asesora de moda y personal shopper, nada le gusta de lo que escoges pero siempre corre a ver lo que primero le sugeriste, ves en sus ojos las ganas de vivir, de descubrir pero aun no tiene tiempo (ni el permiso) para hacerlo todo, al mismo tiempo, juega con sus primas pequeñas pero mas tarde sale de paseo con las grandes al cine o por un café, le encanta estar con ellas y se vuelven modelos a seguir.
Una hija adolescente se ríe de cualquier cosa y siempre te contagiara por ello,te enseña que ya sabe hacer sus trabajos escolares mejor que tu cuando los hacías a su edad, que la música va de la mano bajo cualquier circunstancia y que todas las canciones son dignas de ser cantadas. Te lleva de la mano a que le digas al estilista como quiere cortarse el pelo y a que le hagan las uñas porque descubrió que sus manos son bellas, que ver un película con ella puede ser un reto de preguntas y respuestas por supuesto con una cobija,chocolates y palomitas ( y mi dieta se rompió ) que la bolsa ahora se llena con labiales, teléfono, espejo, cepillo y monedero, ya dejamos atrás los colores y las libretas de dibujo.
Una hija adolescente te dice Ma o Madre y en el mejor de los casos te pone un apodo divertido con fondo de carcajada, sin faltar el respeto, de forma amorosa y en clave personal, ósea, solo tu le entiendes, te demuestra que es la amiga mas leal y discreta así como la mejor de las hermanas para apoyar en los momentos que se le necesiten, hasta completar la tarea de artes aunque esté cansada para hacerlo, su herman@ mayor es lo máximo para ellas.
Las zapatillas de baile se cambian por clases de pilates y elíptica así como los vestidos españoles por faldas y leggings de moda.
Las platicas son más profundas y divertidas pero llenas de mensajes y consejos así como advertencias y reglas nuevas,  no hay opción, tiene que asumirlas y adaptarse a ellas, los horarios se respetan y la escuela sigue siendo prioridad absoluta, la responsabilidad se vuelve a ella con un nuevo sentido, uno más formal.
Tener una adolescente en casa es tener galletas y capuchinos, tacones nuevos y flats, voltear y ver que tu niñita ya se ve jovencita, que esta mas alta y a veces mas sabia que tu, si, te ubica en muchas cosas como en no enojarte manejando o en no darle importancia a cosas cotidianas, te muestra con toda la frescura que la vida no hay que tomársela tan en serio cuando no es necesario y te abraza fuerte cuando te ve llorar, se vuelve un apoyo, el más grande,dándote una lección de valores y amor, ves que lo hiciste bien, estas formando una futura mujer fuerte y valiosa, alegre y decidida, fue tu amor, el de su padre y su familia, quieres ver su futuro pero es tan versátil que no te deja, solo resta aventurarse a vivir la vida junto a ella y no por ella, comienza a volar y tu forjaste sus alas, niña aun pero mujer en potencia y que en que forma!!
Inocente pero no tonta, calida y amorosa, les encanta ser altruistas y descubren en ello gran satisfacción; libre pero contenida, feliz y contundente, ilusionada y con un gran camino por delante.
Ahora, con el pelo al aire, los moños quedaron atrás pero las ilusiones y las promesas siempre por delante ¿el futuro? Ese se lo entregas a Dios para que junto con su bendición lo derrame en sus manos y sobre todo en su gran corazón.

A los 40, se que seguiré publicando de este tema, es mi hija adolescente lo mas original y sin quererlo la mejor versión de mí misma, la aventura mas divertida y el desafío más grande, pero es en su independencia incipiente,el mayor reto que la vida y Dios me pudo regalar.

Publicar un comentario