martes, 27 de enero de 2015

Fuerza y Fe


Todo lo que te ocurra hoy que sea algo que te deje una huella.
Que esa huella te deje una enseñanza.
Que esa enseñanza te deje una aprendizaje.
Que ese aprendizaje te dirija a algo bueno.
Y que todo lo bueno lo sepas aplicar en tu vida.

Se escucha bien, se debe de sentir mejor, que todo esto sea algo que te de alegría y no sacrificio, para mi el sacrificio duele, luego entonces si haces algo bueno y que encima te guste el resultado será algo placentero, no seas víctima de tu día, conviertete en la mejor versión de ti por hoy, aunque el tráfico este del asco y quieras convertir tu coche en un transformer, mejor pon música y canta o conversa con quien vengas, no ganas nada odiando al de adelante que igual no se puede mover.

¿No sabes que hacer de comer o no te dio tiempo? Aunque suene a anunció, haz sándwich, pide pizza, no pasa nada, la cuestión es sentarse en familia y si estas solo, pues come viendo el televisor, o pasa por una hamburguesa, hoy todo se vale. ¿Porque? Porque nada es tan importante como estar bien para que las personas con las que vives o convives estén en paz.

Hay días obscuros, imposibles, tristes y de malas noticias, todos tenemos situaciones desperadas y la vida no es color de rosa, pero aunque sea muy difícil trata de no amargarte, claro que te va a preocupar, pero no olvides que de alguna forma se va a resolver y si sientes que te ahogas,se vale llorar a mares, veras que cuando termines te vas a sentir un poco mejor y recuerda que puedes pedir ayuda, siempre va a haber alguien con quien contar aunque sea para que te escuche o para darte un abrazo de esos que te dan confianza y tranquilidad.

Nada pasa sin una razón, nadie se va sin un motivo y a veces es mejor que se retiren para tu bien, todo cambia y nada permanece es ley de vida, pero siempre recuerda que eres tu quien controla tus emociones.

A los 40 me doy cuenta que no existe el porque de las cosas, el sol sale cada día y es una oportunidad para ver como se presenta, de ti, de mi depende el como se enfrentan tanto las alegrías como las tristezas, depende de nuestra fe y de nuestra fuerza.



Publicar un comentario