lunes, 26 de enero de 2015

Un Amor Especial


Para todas las grandes Madres con un amor especial.
Para mis queridas Mica y Teche, con toda mi admiración y respeto.
Con amor a Beto-Beto y Darío.

Este es un blog muy pensado, con mucho tiempo y sobre todo con mucho amor.
 Hay amores especiales por muchos motivos, pero hay GRANDES amores para personas especiales, pequeñitos que dieron la sorpresa al nacer de que su brillo iba a ser mas grande y diferente a los demás, que su ritmo de desarrollo iba a ser muy distinto al esperado.
Desde que llegaron iluminaron las vidas de toda la familia con una luz de amor, nos regalaron fuerza, coraje, valor.
Fue un gran desafío como Madre pues hubo que aprender, hubo que leer mucho y visitar a muchos especialistas para tener un diagnóstico definitivo, se conocieron muchas personas nuevas quienes brindaron amor, terapias, consejos...¡cuantos consejos!, pero la sensación de estar perdida, suspendida en el tiempo, escuchando como en eco pero no entendiendo, tener entre tus brazos un bebe hermoso, no dejas de verlo, de reconocerlo, no se ve nada especial, a lo mejor unos ojitos rasgados pero es tu bebe y esta divino, pero es todo un reto, te cuestionas hasta a Dios y te pierdes en una realidad que no sabes encarar, que no sabes manejar, te duele,te da miedo, pero una mañana lo superas, lo cargas y gritas ¡es mío!, si es mi hijo, es mi reto y vamos a salir adelante.
Todas las personas prometen ayudar, pero solo unas cuantas se quedan.
El pediatra se vuelve tu familia, la terapista tu amiga y si tienes la suerte de contar con una Nana que te apoye, se vuelve otra Madre para tu pequeño porque duerme bajo tu techo y esta contigo literal todo el día.
Las lagrimas entre amigas y entre la familia se vuelven terapia y renuevan la fuerza para seguir, son necesarias y no son de debilidad, son solamente un desahogo, se vale compartir.
Pasa el tiempo y el camino se aligera, la paciencia y la tolerancia se vuelven cotidianas, todo se acomoda y todos se acostumbran, la vida y la familia se integra de una nueva forma y se vuelve una enseñanza de amor para todos, tu corazón se transforma porque es natural que lo haga, no estas sola, el sol vuelve a salir, la incertidumbre, esa, es lo único que no te deja, pero la sonrisa de tu hijo te mantiene en pie y te enseña a ver no solo con los ojos, si no con el alma, te reencuentras con Dios por medio de tu hijo.

En este Blog presento mi amor, mi respeto y sobre todo admiración a todas las Madres que tienen un amor especial en casa, se que me he quedado muy corta, pero también sé del temple del que están hechas, del orgullo por los logros propios que se reflejan en sus pequeños, de los avances, pocos o muchos que logran sus chiquitos, de la adaptación familiar que lograron y de la casta que sacan día a día por amor.

Beto-Beto es mi sobrino, tiene Síndrome de Down, desde que lo conocí se adueño de mi corazón, tiene un alma hermosa y nos queremos mucho, Mica es mi concuña, una hermana que siempre ha estado para mi, te admiro, sin saberlo me has dado un gran regalo, te quiero, Beto es tu libro, es tu árbol, es todo el amor compartido y soy feliz de tenerlo como parte fundamental de mi familia. La forma  en que lo integraste al mundo es digna de una gran mujer que eres tu. Gracias por no rendirte nunca ante nada y por ser parte de las mejores Madres y personas que conozco, gracias por tu ejemplo, te he aprendido en silencio, mi reconocimiento y cariño eterno querida Tía Mica.

Darío es hijo de mi amiga de infancia Teche, como me dice, el diagnóstico mas sencillo de entender es Epilepsia de Difícil Control...no ha sido nada fácil para ti amiga hermosa, se que tu camino está empedrado, pero conozco tu lucha diaria y se de tu gran fuerza, tienes a cuatro hermanas de vida y toda una familia atrás, todos te apoyamos, estoy segura que Darío te va a sonreír muy pronto porque ve tu hermosa sonrisa a diario, pero no le pongas sombreros, no le gusta, eres un ejemplo de trabajo, vocación y gran entrega, te admiro en todos los aspectos, tienes una gran familia, eres un ser humano excepcional, una Madre en todos los sentidos para el y para tu hermosa Maya, aquí voy a estar, vamos a estar siempre, te quiero.

A los 40, comprendo que el amor especial siempre va de la mano con amor incondicional.



Publicar un comentario