sábado, 21 de febrero de 2015

¡Arriba corazones!

A mi me gusta la gente positiva la que da mensajes buenos, la que bendice siempre y manda luz para todos, me anima, me reconforta, reitero, me gusta.
Hoy escuchando una platica me di cuenta que no es que te unas al club de los optimistas, es simplemente una forma de salir adelante cuando lo mas seguro es que estés en el suelo de la soledad y tristeza.

La realidad es que todo eso esta padre pero muchas veces no es así, la vida es otra muy diferente y por mas que decretes tu futuro y tengas buenos deseos luego estos no llegan así nada más porque si.

Mas bien hay que salir adelante siendo mas realistas, echándole ganas, levantándose, trabajando duro, no hay de otra, nada te va a caer del cielo y el cielo mas bien se te puede venir encima.

 No tienes trabajo o tuviste una decepción? Llora mucho pero después, ocúpate luego en algo, inicia un negocio, de lo que sea, no necesariamente necesitas un local, pueden ser desde pasteles o clases de inglés, saca fotos, todo sirve, la mente ocupada distrae y eso cura un corazón roto, tarda pero así es, si le das vuelta a lo mismo vas a acabar dentro de una cama llena de lamentos.

Haz voluntariado, en tu Iglesia o templo, en un hospital u hospicio, nada como sentir que ayudas a otros para que tu alma se llene de alegría al ver la de los demás y mas por algo que tu haces.
Y si no quieres hacer nada por un tiempo, también se vale! Mientras tengas solvencia económica y nadie dependa de ti, date tiempo pero no mucho ya que lo que tu no hagas por ti, nadie mas lo va hacer.

A los 40 me doy cuenta que trabajar y tener la mente ocupada en lo que sea que resulte productivo te saca del deplorable estado de la depresión e inutilidad, no te abandones, estas a tiempo y tu corazón depende de tu animo, de lo que produzcas no de tu propio abandono. ¡Arriba corazones!

Publicar un comentario