miércoles, 18 de febrero de 2015

Con el cuerpo cortado

Con el cuerpo cortado 

La ventaja de tener adolescentes en casa es que cuando te enfermas ya puedes quedarte en cama a mejorar, hoy todo el día tuve el cuerpo cortado, no estoy enferma, al parecer me salve, pero si me siento fatal, además todas las medicinas me duermen y en parte eso es bueno, dicen que dormir cura, a estas alturas de la tarde ya debería de estar curada.

No están padres los escalofríos ni la sensación de estar adormilada, lo que si me encanto y no voy a negarlo es que mis hijos estuvieron al pendiente de mi, me subieron un te, quien sabe de que, pero me lo dieron con amor, se daban sus vueltas y me tocaban la frente para ver si no tenía fiebre, debo confesar que me sentí muy consentida, eso también es válido y es muy bueno de vez en cuando, sentir que alguien se preocupa es un sentimiento muy rico y mas lo es cuando por lo general eres tu la que cuida de todos.

Hoy me sentí mal fisicamente y hasta triste, no me gusta enfermarme, pero sacando el lado bueno me di cuenta que mis pubertos me consienten y eso me encantó, se que para mañana ya voy a estar como nueva y dando la lata de siempre.

A los 40 es increíble la sensación que alguien cuida de ti cuando lo necesitas, aunque sea por ratitos, esos apapachos son bien recibidos y mas porque son de las personitas que mas amo en el mundo, mis hijos.

Mañana seguiré escribiendo con mas fuerza y animo, por lo pronto creo que cenaré en mi cama, aprovechare esta breve racha de amor preocupado y dirigido, después de todo, se vale sentirse amada.

Publicar un comentario