lunes, 9 de febrero de 2015

El Sentido del Recuerdo

Quien no se ha emocionado con una canción que se convierte en momento o en personas? Es un sentimiento maravilloso, hoy escuche en la televisión una canción que me cantaba mi Abuela de niña y que decía así :
"Se acabaron las pelonas, se acabo la pretensión, la que quiera ser pelona, que me de a mi un tostón. Marieta, no seas coqueta, porque los hombres son muy malos, prometen, muchos regalos y lo que dan son puros palos" (sus Abuelas se acordaran, hagan el ejercicio).
Me imagino que la canción sería por ahí de 1915-1920, a lo mejor mi bisabuela se la cantaba, no se, pero me sorprendió mucho escucharla, me encanto porque sentí cerca a mi Abue y mi mente se dirigió a su casa, sus muebles, las persianas de madera de las ventanas, la cocina y el refrigerador que había que descongelar, se desconectaba por la noche y en la mañana con un pica hielo caía de golpe obvio el hielo del congelador, jajajaja, aclaro que estoy en mi infancia hace 38 años, también vino a mi memoria que jugábamos a la lotería con frijolitos porque se perdían las fichas rojas, al final siempre había un delicioso postre de limón o una natilla, era increíble abrir la puerta del refri y ver dentro copas de cristal llenas de ese dulce delicioso preparado por la mujer mas bella del mundo, aquí entran los sabores, cada que hay dulce de limon, o pudín de pan, mi Abuela regresa a mi como un abrazo amoroso.

Y así podría escribir muchos fragmentos de canciones que me remontan a esa época donde fui muy feliz junto con mi hermana, la casa de los Abuelos, siempre había algo divertido que hacer.
También los olores me llenan de recuerdos, en un blog dije que la lavanda me recordaba a mi abuelo y el aroma de maple de una pipa me recuerda a mi Papa, el no fuma, pero hubo una época en que si lo hizo y bueno en esta semana de remembranza me encontré con un señor que fumaba pipa de maple, son sensaciones que se vuelven momentos, que acarician sentimientos, épocas, es impresionante como el cerebro guarda toda esa información que al más mínimo estímulo brota como si hubiera sido ayer y lo estuviera viviendo en ese instante.

Es maravilloso estar alerta con los cinco sentidos, como hay lugares, olores, canciones que te llevan a grandes personas y ocasiones especiales, otro ejemplo, cuando iba camino a mi boda de civil, mi Papito me canto en el coche la canción del Reloj , esa que dice, "Reloj, no marques las horas, porque voy a enloquecer, ella se ira para siempre, cuando amanezca otra vez" cada que la escucho no puedo evitar estar de nuevo ahí y confieso que hay veces que hasta una lagrima se me sale, se que mi Papito me lee así que me voy a permitir un momento personal: 

Papito hermoso, te amo, gracias por ser el mejor ejemplo de amor y seguir conmigo para seguir llenando mi vida de valiosos recuerdos.

A los 40 me encanta sentir y recordar con todo lo que me rodea y percibo a diario, espero dejar en mis hijos las mismas experiencias y que lo vivan como yo ahora, con mucho amor.


Publicar un comentario