viernes, 6 de febrero de 2015

Hermanas de Vida

A lo largo de mi corto camino tengo amigas que han estado siempre, mis hermanas de vida y también me he vuelto a encontrar con personas muy valiosas que la vida nos llevo por caminos diferentes.

Todas tenemos vidas muy distintas, visiones interesantes sobre varios temas pero hay algo que nos une, los valores y nuestra amistad desde niñas.

Parece que fue ayer cuando algunas nos dejamos de ver, no quiero hacer cuentas pero ya son bastantes años los que llevamos encima, somos cuarentonas, jajajaja y al final del día, familia.

Cada una ha tenido momentos hermosos, hijos muy valiosos, pero también eventos tristes y es ahí donde nos retomamos, unas nos vemos mas que otras pero estamos al pendiente, nos escuchamos, nos valoramos, nos abrazamos.

Las amigas son las tías que eliges para tus hijos, son mis comadres y las que yo tengo son además de divertidas, son muy consentidoras, sabemos que podemos contar las unas con las otras en cualquier momento, bueno o malo, sabemos de donde venimos, a donde fuimos y hacia donde nos dirigimos, y lo mejor, que en donde estamos, estamos presentes.

Los desayunos se van como agua y los chats por el teléfono son interminables, las risas se vuelven carcajadas y los recuerdos insuperables.

¡Por supuesto arreglamos el mundo!

Con este tipo de amistad creces como persona, te dicen la verdad de golpe y sopetón, te ubican, te acompañan al doctor, te sostienen, te bromean, que una no diga una barbaridad porque ya fue tema de regocijo por al menos un mes, y su punto de vista es mas duro que el de tu Madre, esa camaradería es maravillosa, es terapéutica.

No compartimos sangre, pero si compartimos historia.

Permanencia de corazón, presencia de almas en complicidad, tiempos en común, ponernos de acuerdo para vernos es un triunfo pero en el proceso hay mucha diversión, cuando por fin nos vemos son las mejores horas, el mundo queda afuera, solo estamos nosotras y ¡pobre del que se acerque y que se aguanten los demás!

A los 40, agradezco a Dios tener esta suerte de amigas, de hermanas de vida, es un privilegio, una bendición, es tener buena estrella, vernos seguido, lo es más.


Publicar un comentario