martes, 10 de febrero de 2015

Sin Ofender Porfavor

Me encanta el buen humor, las bromas, mientras sean en buen plan, con respeto y en el entendido generalizado de que son para diversión sana y en grupo.

Siempre va a haber bromas pesadas divertidas que no dañan a nadie.
No me gustan las que llevan humor negro, ofenden y agreden a las personas o religiones bajo el escudo de libertad de expresión o el "solo era una broma".
Sobre todo el tema de la religión,sea la que sea que se profese jamás hay que bromear, siempre va a haber alguien aludido, lastimado, así que vámonos conteniendo.

Humillar y ofender no te hace poderoso ni mucho menos fuerte. 

Tampoco habla bien de ti empezar un rumor, eso es algo muy ruin y al final siempre la verdad saldrá a la luz.

No juzgues si no conoces la verdad.

Una cosa es opinar con respeto y otra muy diferente dar un punto de vista con la intención de dañar a alguien y mucho menos en son de diversión, hoy en día las escuelas y en general el mundo esta plagandose de este tipo de situaciones, elegantemente se le dice bullying.

De la palabra a la agresión física, al abuso psicológico y maltrato generalizado ¿causas y motivos? Si, hay muchos, puede ser un escape a lo que se esta viviendo en la vida propia, y es un desahogo mal dirigido, la otra nada mas por fregar al prójimo. Cuando este es el caso, hay que actuar rápido para que no existan consecuencias fatales, motivos para lamentarse como suicidios por estos ataques o traumas de por vida.

Otra forma de molestar es meterse en la vida de los demás, nadie puede juzgar a nadie sino ha caminado dentro de sus zapatos ni ha recorrido su camino, es muy fácil hablar, lo difícil es entender que hay vidas detrás de los rostros de quienes no nos caen bien físicamente o porque el de a lado le dijo que no era simpático o le parecía que no era una buena persona.

Tampoco falta el amargado, ese es un caso perdido, envidia a todos y hace chismes y lo peor es que trata de quedar como una buena persona, por ahí hace unos días leí que no hay que conocer a las personas por sus palabras, sino por sus acciones, es cierto, cuantas personas hay de doble moral que predican una cosa y hacen otra.

Todas estas personas cuando las encaras, se espantan, se ofenden, se enojan y se indignan, piden sinceridad, pero no la aceptan, lo mejor aquí es tomar distancia.

Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo, lo importante es que a todas las personas se les trate con respeto, compasión y empatía, hay que aprender que ofrecer una disculpa no es sinónimo de humillación, ni de debilidad, mas bien es demostrar que somos humanos y cometemos errores, es una acción de bondad que trae paz a la persona ofendida y a nuestro corazón, pero también hay que saber perdonar y comprender eso también enaltece a las personas.

Por el simple hecho de existir, tienes un gran valor, de ti depende que las personas vean tu brillo y jamás permitas que se te humille o se te moleste, siempre con la cabeza en alto, respetando a todos los que te rodean y no dejando que nadie le quite la dignidad a nadie, no permitas que la cadena de ofensas y humillación hacia otra persona o religión se extienda por tu boca o tus acciones.

La lealtad se devuelve.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

A los 40 estoy segura de que en algún momento volveré a escribir sobre esto, también yo me he equivocado y se ofrecer de corazón una disculpa.
En verdad me molesta todo este tipo de agresiones porque si y las faltas de respeto. ¿Tu que opinas?


Publicar un comentario