lunes, 27 de abril de 2015

Sustos y diálogos internos

"El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son." Tito Livio.

Es increíble como un mal momento que paso hace casi dos años puede volver a cobrar vida en cuestión de minutos creando una sentimiento de ansiedad, angustia  y bloqueo.

El miedo es una sensación dañina y mentalmente peligrosa si no se sabe manejar y la manera en que se apodera de ti es verdaderamente espeluznante.

El miedo no es cuestión de terapia ni de sobreponerse a el, es cuestión de un paro en seco al corazón, es volver a vivir una pesadilla solo que en otra dimensión y cuando se presenta llega con una fuerza desconocida, de verdad se apodera de ti y de tu cuerpo sin pedir permiso, te paraliza y aquí viene lo mas impresionante, tu mente, si, tu propia mente se vuelve tu peor enemigo, trabaja a mil por minuto, comienzas a ver posibles escenarios, la mayoría negativos, comienzas a pensar soluciones, las más extremas y las que te resultan más rápidas, pides ayuda celestial, rezas y tu corazón late a mil por hora.

No es tema del pasado, en este momento se vuelve presente inmediato, sientes como el peligro rodea lo que mas amas, como una avalancha que no puedes evitar y el diálogo interno es intenso, duro, es imposible escapar de el, los recuerdos se agolpan dentro de tu cabeza pero ahora con una dimensión real, no quieres volver a pasar por lo mismo, quieres volar y proteger, si pudieras tele transportarte lo harías, pero eso no es posible, no es viable.

El miedo paraliza no solamente tu cuerpo, detiene el tiempo y alarga las distancias, no puedes respirar y tu visión se distorsiona, es momento de respirar profundo y pedir ayuda, a quien esté más cerca o quien pueda llegar antes.

A los 40 hay momentos que no se olvidan por mas que quieras, sustos que se presentan a revivir malas experiencias, aquí lo positivo es que solo se quede en un mal momento, hay que callar a la cabeza, terminar el diálogo interno y agradecer que todo quedo en eso, en una suposición con un leve fundamento.

Publicar un comentario