viernes, 3 de julio de 2015

Personas venenosas.

Hay que dejar ir

Hay que dejar a ir los sentimientos tristes, los rencores que has vivido porque si no te pueden envenenar el corazón.

Hay que soltar los malos momentos, si aquellos que nos hicieron daño, que lograron que nuestros ojos se llenaran de lágrimas y te quitaron el sueño.

Saca rápido a tu vida todas las personas que no vienen al caso y que solamente te traen tristezas, el no hacerlo pronto te puede llevar a una gran depresión.

Nunca permitas que nadie se meta dentro de tu casa, ni de tu vida, ni mucho menos dentro de tu corazón, defiende tu familia con garras, con dientes,  con todo lo que sea necesario, pero no permitas que nadie los dañe, son lo más importante que tienes.

Es verdad, no entiendo como hay gente amargada que todo lo que haces o todo lo que dices lo toman a mal, (o simplemente les da envidia o coraje, lo he visto) cuando realmente lo único que estás haciendo es compartir tu vida y dejar que ellos también compartan la suya, pero no es posible que tú tomes la vida de los demas con gusto y ellos tomen tu vida como una agresión.  

Tu felicidad no puede ser motivo de discordia, no estas metiéndote, ni dañando a ninguna persona, celebra los triunfos propios y ajenos.

Aléjate de la gente negativa, envidiosa y sobretodo rencorosa, no tienen más que hacer que hablar del mal de todo el mundo, para mí ellas son como vampiros energía, no permitas que te quiten la tuya.

A los 40 me encanta rodearme de gente positiva, alegre, amorosa, leal, confiable con la que me siento a gusto y a las que quiero de forma sincera, hay que saber decir adiós a todas aquellas que solamente te dejan malos momentos y bienvenidas todas las personas que quieran permanecer en tu vida, estoy segura de que siempre tendrán una amiga incondicional.

Publicar un comentario