viernes, 23 de octubre de 2015

Las lágrimas no alcanzan ya.

No creo que tu leas el blog, el día de hoy va para ti, te quiero mucho, no tienes idea de cómo sobre todo tu amigo que te considera un hermano.

Cuando las lágrimas ya no te alcanzan para una pena muy grande que te invade el alma.
Cuando sientes que el rezar ya no es suficiente.
Cuando esperas una nueva noticia y solo te llegan malas y peores que la anterior.
Cuando te sigue saliendo esa fuerza interna quién sabe de dónde.
Cuando ya no quieres que te pregunten.
Cuando ya no quieres tocar el tema con nadie más
Cuando ya no quieres ver a nadie, ni quieres que te vean.
Cuando la esperanza está ahí pero parece irse por la puerta.
Cuando no te acuerdas cómo era tu vida antes.
Cuando solo duermes por solo sentir dolor.
Cuando el día se transforma en un tiempo que no termina y solo han pasado minutos.
Cuando la alegría desaparece...

Recuerda que a pesar de todo lo que sientas y te pase, Dios está contigo, no se muda, no te suelta, tú no lo sueltes.

Aquí estamos siempre contigo, donde vayas, siempre estaremos contigo.

A los 40 hay alguien a quien quiero que está pasando este momento, que impotencia que no puedo hacer nada por ti.  Te regalo mi esperanza, mi fe, mis oraciones sin descanso, ojalá pudiera darte más...me quedo sin palabras, te ofrezco mi amor, mi respeto, mi admiración, el apoyo que necesites tú y tu familia...sé que vas a estar bien, la vida te va a compensar, lo sé! Te queremos muchísimo, animo, fuerza y mucha Fe, incondicionalmente siempre para ti.

Publicar un comentario