lunes, 19 de octubre de 2015

Los XV años

Ya comenzaron las niñas a cumplir XV años.
La primera fiesta ya es esta semana y va a cumplir con todos los requisitos, baile,chambelanes, vestidos largos... Va a ser toda una experiencia tanto para mi hija como para sus amigas, en lo particular mi niña  nunca ha ido a unos XV años, así que con su amiga será la primera vez.

Fuimos a comprar el vestido largo...¡que gran travesía pasamos! Está en una edad en que o los vestidos están muy agrandados o no le quedan, lentejuelas, escotes, piernas abiertas...nada de eso, recorrimos muchos sitios hasta que encontramos el vestido adecuado para sus inicipientes catorce años, creo que fue uno muy "honesto" tanto a su forma de ser, a su edad y a la ocasión.

Cuando la vi con los tacones y el vestido puesto dentro del vestidor de la boutique, me quedé fría, sin palabras, mi niña, mi pajarita, ya es una señorita, más alta que yo, con el pelo laaaargo, con una sonrisa ilusionada y sorprendida a la vez por lo que el reflejo del espejo le revelaba, yo me quede un poco paralizada por un instante, pensé en mi pequeñita peinada, restirada, con sus inseparables moños en la cabeza, con su muñeca Ines, cómplice de infancia que la acompañaba a todos lados y que vestía igual que ella, hoy Ines ya no está en el vestidor con el mismo atuendo, hoy la acompaña un juego de pulseras de moda y su Madre en casi estado de shock.

Si, me siento orgullosa de ver cómo crece, fuerte de alma, alegre por donde la vea, con amigas entrañables y muy valiosas, una jovencita muy musical, entregada al colegio, responsable en cualquier tarea..pero siempre siendo al final del día mi niña, una extensión mía, ¡yo la hice dentro de mi! Hoy veo como las alas comienzan a abrir.

Ese vestido largo ha puesto fin a su infancia aunque a veces siga usando lazos en el pelo.

A los 40 veo que el tiempo pasa sin preguntarme si quiero o no, me llena de ilusión, orgullo y expectativas, el amor crece cada día, los días se presentan con experiencias nuevas y las primeras veces vuelven a aparecer, ya no como el diente que cae y llega el ratón, ahora con rímel, reuniones sin disfraces de princesas, hoy las princesas se levantan verdaderas, comienzan a despertar a su propia vida, estaré feliz, viendo como tu vida se llena de emociones, vestidos, amigas, familia y alegría, te amo con todo mi corazón y para mí siempre serás mi pequeñita y te prometo estar aquí para ti siempre.

Publicar un comentario