martes, 27 de octubre de 2015

Valora lo que no tienes.

Cuantas veces nos quejamos por que no tenemos tal o cual cosa.

Siempre va a haber algo que te disguste de alguien. Que alegría no tener ese rasgo que te molesta del otro.

No seríamos humanos si no fuéramos seres deseantes por algo o alguien, por un trabajo, por una casa, en fin por cualquier motivo. Tampoco me refiero a la envidia, pero si alguien lo quiere acormodar, bienvenido.

Antes de seguir quiero separar los sueños, las aspiraciones, la motivación, las metas, todo eso bueno que hace que nos superemos día a día.

De lo que realmente hablo son de las circunstancias, momentos o también cosas que no tenemos y que al final del día resultan una bendición no tener, pero no nos hemos dado cuenta.

Podría enumerar muchas, pero me quedo en primer lugar con las enfermedades, aquellas que no tienen cura y que son  progresivas.

Te puede faltar todo, menos salud, con la salud puedes lograr todo lo que te propongas.

También con las relaciones falsas, como los matrimonios o parejas que parecen ser perfectos y la realidad es que por no separarse viven en un infierno o a lo mejor no pueden dejarse por la famosa codependencia mas que emocional, económica. Cuantas personas desean un matrimonio o noviazgo como "el de" cuando en la realidad lo que viven es otra cosa y como dice el dicho "mas vale solo que mal acompañado".

O también quien puede pagar cómodamente una renta, sin problemas con la posibilidad de ahorro, pero desea la casa del vecino quien la sufre por no poder pagar la hipoteca, ahí fue un mal asesoramiento financiero, cuantas personas hasta se suicidan por esas deudas, mejor dormir tranquilo y esperar la oportunidad para poder hacerse de un patrimonio de forma tranquila. 

Hay muchas personas que viven de "imagen" ¡que difícil vida!, no hay nada mejor que vivir tranquilos mostrándonos realmente como somos, la sociedad acepta mas a las personas honestas que a las que no.

Las amistades que resultan ser falsas, que bueno que te das cuenta y salen de tu vida, ¡que bueno que ya no las tienes! se convierten en vampiros de tu energía y tiempo. Luego acabas valorando aquellas personas que perdiste cuando ya no pueden regresar por haberlas lastimado o porque te lastimaron demasiado.

Cuantas veces te quejas de tus padres, yo ya no tengo Madre (en el sentido escrito jajaja) ni Abuela y si, como muchos me quejaba bastante, hoy me hacen falta, para un simple abrazo, para escuchar las mañanitas en mi cumpleaños, para sentirme protegida de alguna forma, vamos, para que vean a mis hijos crecer y poder pedirles consejo, pero dejando a un lado mi egoísmo, que bueno que ya no esta mi Madre porque estaba muy enferma y sufriendo mucho, así que valoro tristemente su ausencia, porque ella ya descanso.

A los 40 valoro las cosas y personas que no tengo, que bueno que no las tengo, abro mas espacio en mi vida emocional, material para lo que realmente es mío, como dice mi fisioterapista, hay que dejar fluir para crecer, lo que deseas realmente llegara a ti, solo es cuestión de trabajar en ello, solo es cuestión de tiempo, mientras ríe, baila, disfruta que la vida solo es una, es tuya no la de los demás. Hay que ser felíz con lo que se tiene.



Publicar un comentario