lunes, 14 de marzo de 2016

No es un adiós

Cierro los ojos, esto no es un adiós, me presiona el corazón y no me deja respirar por tiempos...

Esto no es un adiós, aunque me vaya lejos y ya no pueda verte, aunque el sol siga saliendo y el aire siga simplemente aquí, mientras respire y me vea frente a un espejo, todavía estarás aquí.

Esto no es un adiós pues dejas en mi tantos recuerdos, tantas historias compartidas, tanta vida de tu vida que las rebasa  a través del tiempo, de la memoria, de esa que jamás te dejara salir.

Nadie dijo que fuera fácil, nadie nunca estará preparado, pase lo que pase y hayas pasado por el sufrimiento que dejaste, jamás dejaras de dolerme, digan lo digan y pase el tiempo que pase, tal vez me acostumbre a tu ausencia pero siempre sentiré tu presencia.

Los últimos días, vaya que fueron duros, difíciles para todos, pero eso jamás será un consuelo, tengo que soltarte para que te puedas ir, tengo que aceptar que ya no estás aquí.

Cuantas fechas importantes, cumpleaños, graduaciones, bodas, nacimientos en los que ya no estarás presente, tu silla quedo vacía pero tú esencia, esa siempre permanecerá.

Gracias por tu tiempo, por tu amor, por las anécdotas y por tu vida.

A los 40, siempre me vas a hacer falta...aunque solo sea para platicar.

Las extraño Abue Mina y Mamá.

Esto no es un adiós, es un hasta que te vuelva a ver.



Publicar un comentario