lunes, 11 de julio de 2016

En tu camino a la luz, siempre en mi corazón

Cuando la sangre me abandono, un corazón siempre me abrazo.

Hablar de mi Tía Eva me llevaría un libro, ya he platicado que al morir mi madre, me heredó dos más, mi Tía Luz y mi tía Eva.

Mi tía Eva era una mujer muy bonita por dentro y por fuera, siempre sonriente, siempre cariñosa con todos, ir a comer a su casa era padrísimo porque unos se levantaban y otros se sentaban y mi tía te preguntaba que sopa querías, siempre había tres, al igual que el guisado, el frutero a reventar de toda clase de manzanas, plátanos, peras, ciruelas, en mi casa nunca fuimos de mucha fruta así que siempre me llamaba la atención, hasta la fecha cuando compro manzanas o ciruelas me acuerdo de su cocina.

Las posadas siempre tradicionales y esperadas, ¡como me divertía en su casa!
.
Sus alcachofas siempre serán las mejores del mundo. Las navidades y años nuevos jamás serán igualados, nos dejaba cocinar con ella y por la noche dábamos show las niñas.

Mi tía estuvo ahí cuando nací y abri los ojos por primera vez, es mi madrina de Confirmación y jamás dejó de ver por mi, en las buenas siempre en primera fila, en las malas la primera en llegar junto con mi tía Luz Elena.

Una vez mi madre se enfadó conmigo y corrió a mi perra, le llame llorando a mi tía Evita, ella corrió y la adopto para que yo dejara de sufrir, así es como Mi cocker Laska tuvo un hogar amoroso y donde podía verla cuando la visitaba.

Cuando iba al centro, siempre nos traía regalos a todas, ella preguntaba cuánto costaba la docena y pedía dos para repartirnos a todas, jamás olvido un cumpleaños y estuvo como una abuela siempre al pendiente de mis hijos, los lleno de amor y detalles, nunca hizo distinciones entre los nietos propios y los míos.

Mi hija se llama Allegra porque siempre dije desde adolescente que así le pondría, un día le dije otro nombre y me dijo que si no la llamaba así me dejaría de hablar, claro que fue broma, pero en gran parte así se llama por mi tía.

No nos unían lazos de sangre pero el lazo del corazón siempre fue más fuerte, cuando más la necesite sin llamarla siempre apareció, cuando mi madre murió nos tomo entre sus amorosos brazos y prometió no dejarnos, gracias por cumplir tu promesa.

Como ser humano, gran ejemplo, una persona maravillosa, simpática, jamás habló mal de nadie ni juzgo situación alguna, oportuna, con el buen consejo y el regaño certero para una hija adoptiva.

Crecí en su casa que siento como propia y sus hijos son mis primos de cariño pero compartimos sentimientos de hermandad, son mi familia por elección, amor y convicción.

Hoy quisiera honrar a mi tía, quitar el dolor de mis primos y sobrinos así como el de mi tío, tiempo al tiempo. 

Son dolores que siempre voy a llevar como un tatuaje en mi alma, me come el alma el saber que ya no voy a abrazarla ni a escuchar su voz pero sé que dentro de todo este dolor ella está bien.

Gracias por cuidar de mi físicamente cuando más grave estuve, gracias por tu amor desde que nací y por el compromiso de no dejarnos ante la agonia de mi madre.

Hoy, yo te prometo jamás olvidar todo lo que me enseñaste, que siempre voy a estar para todos mis primos y mis niños, por siempre madrina de mi alma sé que vas a vivir en mi corazón, honraré tu vida tratando de llevar el gran ejemplo de amor que dejaste en mi.

Gracias por amar a mis hijos.

Siempre fuiste bondad pura para todos los que te conocimos.

Gracias por ser mi querida Tía Eva, algún día volveremos a estar juntas en nuestras tardes del Parian, con un baileys o un vino blanco, ¡salud por tu hermosa vida! 

Tus Padres, tus hermanos, mi Mama ya estarán contigo, que fortuna que se abrazaran de nuevo.

Mis oraciones, agradecimiento y amor eterno contigo en tu viaje a la luz con Dios nuestro Señor. 

Tuviste un hermoso jardín de flores en tu despedida.

Ya me haces falta.

Gran mujer, esposa. madre, abuela, tía y ser humano, nos dejas un maravilloso legado de amor y ternura incondicional, gracias por todo y por tanto, tu luz jamás se va a apagar en nuestros corazones.

Descansa en paz mi hermosa tía Eva Farka.





Publicar un comentario