martes, 23 de junio de 2015

¡No me quites a mi esposo!

No me quites a mi esposo.


Estaba en un desayuno cuando de pronto entra una mujer guapa, yo creo que de unos 45 años a lo mucho, se dirigió a una mesa y comenzó a levantarle la voz a otra un poco mas joven, mas arreglada y de aspecto felíz.

Le comenzó a decir que era una zorra, basura, que toooodos se enterarían que le estaba quitando a su marido, que iba a dejar sin padre a sus hijos y que esto lo iba a saber todo el colegio, la directora, sus amigas, sus padres, en fin el desprestigio total ante tan baja acción de meterse con un hombre casado.   La acusada se enojo y comenzó también a gritarle que no sabía de lo que hablaba, que ella estaba felizmente casada y que se retirara porque estaba haciendo el ridículo, que si su marido andaba de loco que lo mas seguro es que fuera su culpa... al final la mujer engañada rompió en llanto y le suplico: "NO ME QUITES A MI ESPOSO". La acusada se retiró del lugar como rata sorprendida y asustada por el gato.

Me quede horrorizada ante tal espectaculo, se que para que un matrimonio se pierda hace falta que los dos involucrados tengan la culpa, pero no siempre es así, hay veces que de verdad hay un matrimonio felíz que se le antoja a otra y con la mano en la cintura se le mete por los ojos al marido que en ese momento esta débil, inestable o un poco aburrido (no los defiendo, el engaño esta pésimo, solo trato de comprender) y es ahí donde no solo se destruye una pareja, acaban con la familia completa, los hijos, los abuelos, los hermanos, los tíos, los amigos, todos en sociedad salen afectados y lastimados.

¿Dónde quedan las promesas, los votos de el día en que se casaron?, ¿donde quedó la dignidad de la esposa? primero llego furiosa y al final se humilla ante la amante con tal de no desbaratar su núcleo familiar, yo no se los motivos ni lo que pasa dentro de su casa, pero se me hizo una situación desgarradora y triste.

Que fuerte se ha de sentir que tu familia se va como arena por entre tus manos por una infidelidad, que duro no saber si perdonar o no a tu pareja por el bienestar de la familia, que difícil decisión, que dolor mas grande, que decepción, que puede quedar o caber dentro de un corazón lastimado y defraudado, no creo que amor definitivamente.

Hay que apostar siempre por la familia, pero hasta que punto es sano. Las terceras o terceros en meterse y los que se prestan a destruir sin pensar en el daño que hacen ¿que pueden tener dentro del alma? No lo entiendo, es mejor un divorcio y luego rehacer cada quien su vida a este tipo de situaciones tan lamentables.

A los 40 condeno el engaño, la infidelidad, la falta de valores, sobre todo de compromiso, diario hay que fomentar un matrimonio y no dejarlo descansar en las alas de la comodidad y la rutina. Que triste comprobar que existen personas ruines capaces de terminar con una familia y otros dispuestos a dejarlos por aburrimiento y "ganas" de volverse a enamorar cuando el enamoramiento dura apenas y a lo mucho dos años y el verdadero amor y compromiso con la familia toda una vida.

Publicar un comentario