martes, 13 de octubre de 2015

La Mudanza a los 40

A los 40 tenemos muchas mudanzas...

Mudas tu corazón de lugar ya que este siempre se va a donde tus hijos vayan, ya no están junto a ti todo el día, ya salen con los amigos, son mas independientes, si tienes suerte comes con ellos todos los días, pero ya no todos los viernes, es cuando tu corazón va tras de ellos junto con una oración para  que se encuentren siempre bien.

Tus convicciones se mudan a otros momentos de vida y das paso a las nuevas que llegan con esta edad, antes estabas convencida de que puedes estar sola con tu esposo las 24 horas de ser posible, ahora mudas esa sensación y llegan las hermanas, las amigas que te llevan uno o dos días a la semana a comer o al cine para salir un poco de la rutina y así tu matrimonio o relación puede seguir en armonía y no en la monotonía.

Mudas tu reflejo ante el espejo, ya no eres la de hace 20 años, pero tu alma sigue ahi, joven y con muchas ilusiones y expectativas, te ves distinta, te sientes mas completa y menos dependiente, mas realista y solo un poco menos soñadora, siempre feliz pero no tonta.

Hoy mudas tus preocupaciones, ya no te angustias tanto, mas bien ya te ocupas de las cosas sin darle tanta vuelta para no caer en el agobio, actuas mas y esperas menos de las personas, sientes como la independencia emocional te cubre como un manto, eso mi amiga es seguridad, nadie te la regalo, te las has trabajado, hoy la disfrutas.

Nadie te manipula, es más, tu decides si mandas al diablo todo, a estas alturas mudas tu espíritu y tu alma de todo aquello que te lastimo y ya no permites que te hagan daño, la leona que duerme por fin desperto y con gran fuerza, sobre todo con permanencia voluntaria.

Ya no esperamos a que se abran las puertas, si es necesario...¡nos vamos por la ventana! Hay personas que hasta bardas saltan con tal de ser felices, hoy ya nada nos detiene y nos llevamos con nosotras lo realmente indispensable, lo o los demás, ya salen sobrando si es necesario.

A los 40 es hermoso ver como mudan nuestras alas, como de pájaro nos convertimos en grandes águilas al acecho de nuestra felicidad, ya terminamos la siembra, es época de cosechar.

Publicar un comentario