jueves, 12 de febrero de 2015

¡Viva la locura! ¡Atrévete al cambio!

Hay llamadas que no se esperan y que cuando las recibes te abrazan el corazón de alegría, reconocimientos basados en la empatia que te dan complicidad, no hay nada mas divertido que verse reflejado en las experiencias de otros, buenas o malas, no estas sola, no eres la única loca o cuerda diferente a las demás.

En cuanto a la locura, es mas reconfortante que la mediocridad de la normalidad, que aburrido hacer lo mismo siempre, es bueno romper la rutina, probar el sabor de un helado nuevo o cocinar un platillo que jamás has hecho, los sabores no acostumbrados que dan sensación de gusto adquirido o las recetas de antaño que nos remontan a sentimientos guardados, esas ollas con su sabiduría, solo hay que mezclar los ingredientes bien.

Los cambios son buenos, de ambientes, de lugares, atrévete y conoce ese bistrot que no has ido o si vas al mismo lugar se valiente y prueba algo nuevo del menú, seguramente te va a gustar, ¿qué es de mala educación compartir platillos? ¡Que importa! Solo por hoy,roba un poco del plato a tu pareja, a tu hijos, solo un poco y que importa si es molesto, a mi no me gusta compartir mi plato, pero se hacen excepciones.

¿Estas aburrida de tu aspecto? No hagas cambios radicales, un flequillo largo y tal vez unas luces en el pelo no caen nada mal, un barniz nuevo en las uñas, un color distinto en los labios y sobre todo un buena actitud y una gran sonrisa, sin eso, nada luce bien y tu estas dispuesta a romper la imagen del espejo, arriba la cabeza y el animo por delante también, re descubre esa mujer perdida dentro de ti.

Atrévete, cambia, respira, reza, baila, lo que ta haga feliz por hoy, ayer ya paso y el mañana aun no llega.

Ya soñaste demasiado, ya anhelaste mucho, es tiempo de crear, de hacer ya tu sueños realidad.

Se aceptan los halagos, reconfortan y suben el ego, no es malo, es el empuje a hacer las cosas mejor, es el motor para iniciar proyectos nuevos.

Ten las agallas de ser tu misma, ya cumpliste con los demás, es tiempo de vivir, de reír hasta ya no poder mas.

A los 40 me doy cuenta que no hay que tener miedo a lo nuevo, a estas alturas lo diferente es lo que más llama la atención, fuera el estado y la zona de confort, bienvenida esta nueva aventura, después de todo los 40 son los nuevos 30, solo que en una versión mejorada.


Publicar un comentario