jueves, 12 de marzo de 2015

Adolescencia y felicidad

Cuando eres adolescente los amigos se vuelven tu familia más cercana, hay empatía, descubren juntos el mundo y se dan cuenta que ya dejaron de ser niños en el camino.

Hay que tener focos rojos como padres para poder ver detrás de la sonrisa de los amigos de tus hijos, hay que ver las cualidades, los defectos y las costumbres que ya llevan como sello propio, ver si tienen los mismos valores y los padres aquí es donde entran en constante comunicación para ver que sigan y estén el el mismo canal en donde se requieren.

Se sienten grandes, pero no lo están, tienen mas obligaciones tanto en el colegio como en la casa y eso hace que se sientan mas independientes, no es malo, al contrario, es bueno que dentro de esa incipiente independencia sepan que hay limites, muy importante que los tengan claros si no es donde los podemos perder.

Tampoco es mala idea que busquen un trabajo, ya sea dentro de casa o fuera, pueden dar clases o lavar el coche, depende de las habilidades y disposición que tenga cada quien, o también no pueden hacer nada, depende de cada familia, yo voto porque tengan una ocupación que les de una remuneración así sabrán apreciar el valor de lo que se les da.

También es importante que se sientan apreciados y se celebren sus logros tanto escolares como personales.

Enseñarles empatia y fomentarles ese sentimiento, hablarles sobre el perdón y que tengan muy claro que se les ama pero no se les sobre protege, ya no tienen edad para ello.

La compasión es algo necesario que sientan y practiquen, eso los va a llevar a ayudar a su prójimo, los va a acercar a su religión, una persona buena, es una persona agradecida y compasiva con los demás.

A los 40 no tengo la formula para la adolescencia, lo que si tengo claro es la forma en la que quiero que mis dos hijos se desarrollen para que puedan llegar a ser felices.



Publicar un comentario